Desaparición forzada en Antioquia, Colombia.

El Movimiento de Victimas de Crimines de Estado en Colombia pidió a la Jurisdicción Especial para la Paz que se intervengan cementerios, fosas, y lugares de entierros clandestinos en todo el país para dar con los miles de desaparecidos que ha dejado esta dura y cruenta guerra.

Alto ya a este flagelo!!
Placa recordatoria del horror de la Escombrera en la Comuna 13 de Medellin.

El horror de esta practica es ya conocida en América latina y en Colombia se cuentan por miles las personas que han sido enterradas, cremadas, tiradas a los ríos, descuartizadas, masacradas, y quien sabe que más practicas fruto de este horror cotidiano en el que nos ha tocado crecer, cada vez esparciendo en el cuerpo colectivo el miedo y la desesperanza

Mario Montoya, el general responsable de la operación Orión y de las ejecuciones extrajudiciales, junto con paramilitares y el Estado Colombiano.

Antioquia el departamento donde esta ubicado el Valle de Aburrá en donde se encuentra Medellín, es el que tiene el mayor numero de desapariciones forzadas, muchas de ellas causadas por las ejecuciones extrajudiciales perpetradas por los militares y masacres de paramilitares que han tornado el territorio en un solo campo de disputa y batalla por interés extractivos, tráfico de drogas y control territorial.

El río cauca a la altura de puerto Valdivia.

Vemos como estas medidas aún no son suficientes y no pueden dar cuenta de este flagelo, aunque sea un paso para calmar el dolor de miles de personas que esperan a sus seres queridos, más vemos que esta practica es vigente y el miedo en el territorio se mantiene por causa de la permanencia del flagelo.

Base militar improvisada en colegio abandonado en Bello, Antioquia, tal vez la zona más violenta del Valle de Aburrá

Queremos dejar entonces testimonio de esta situación, dejar claro el repudio a este flejelo y en solidarizarnos con las personas que lo sufren y lo asumen como un acto político de afirmación de la vida y en contra de miedo.

Los casos que recogemos en este trabajo son los de la escombrera en la Comuna 13 de Medellín, las exhumaciones que se realizan en Dabeiba por cuenta de las ejecuciones extrajudiciales y el cañón del río Cauca la zona del megaproyecto energético de Hidroituango.

Presentamos un relato en el cual a partir de un seguimiento a movilizaciones, plantones, audiencias y performances se logra descubrir el tramado de la desaparición forzada. Hacemos una ruta que va desde Medellín y conecta con el río Cauca en su salida por la comuna 13, lo que se presenta es como el flagelo va desde la ciudad al campo y en el mismo se encuentra presente como en el caso de Dabeiba y en el Cañón del río Cauca.

Esta ruta de la desaparición entonces nos presenta solo un recorrido de lo que ha acontecido de millares de cuerpos que ahora no tienen presencia. y que esa ausencia marca todo un rastro de lo que acontece en esta región. Muchas de estas personas desaparecidas, fueron detenidos/desaparecidos, muchos trataban de permanecer en el territorio, muchos fueron pasados por guerrilleros en combate, otros trataron de defender sus ideas…

Hoy el miedo más grande de cualquier activista político, líder social o persona consciente de la situación política que nos atraviesa es ser desaparecido, ese miedo es el que tratamos de identificar y conocer pues estamos en una situación de extrema vulnerabilidad y ante el presente colapso social y ambiental se hace urgente que nuestra presencia se mantenga y logre encontrar alguna forma de encontrarse, con los que ya no están y con los que queremos.

Colectivo de comunicacion, performance, y audiovisual ubicando en el valle de la muerte, medellin, colombia

Colectivo de comunicacion, performance, y audiovisual ubicando en el valle de la muerte, medellin, colombia